La obsesión por la palabra "caloría" a veces puede llegar a niveles insospechados.