La stevia, ¿mito o realidad?