LA DIABETES, UNA ENFERMEDAD REVERSIBLE