Gracias al examen Alcat, mi hijo ha dejado atrás su dermatitis y vómitos explosivos